Salvar a Grecia con Moneda Exprés

Salvar a Grecia con Moneda Exprés

 

Circulación de una moneda regional

 

 

Por Daniel Lévy

Hace diez años se instauró la moneda regional más importante de Alemania, el Chiemgauer (mencionado ya en otras entradas de Otro Dinero es Posible). Sus fundadores, Christian Gelleri y Thomas Mayer, han aprovechado sus experiencias con el Chiemgauer para desarrollar en su estudio “Moneda Exprés en vez de salida del euro” una moneda complementaria al euro capaz de procurar a Grecia un motor coyuntural y una senda suave para sobrevivir la crisis del euro.

La Moneda Exprés está vinculada al euro, respaldada por euros y puesta en circulación por el Estado y la Banca Nacional. En caso de devolución de Moneda Exprés se aplica como freno a la evasión una tasa de cambio por la conversión a euros del 10%. Con ello se consigue que el dinero se quede en el país y que la Moneda Exprés esté un poco devaluada con respecto al euro, lo que favorece a la economía griega. Este tipo de cambio fijo es claramente calculable para las empresas y llevadero para la población griega. Gracias al tipo de cambio fijo, no es necesario renegociar los créditos de euros, con lo que los bancos griegos evitan más desvalorizaciones. Grecia puede permanecer en el sistema del euro como miembro de pleno derecho, la banca emisora griega tiene tan sólo la tarea adicional de cambiar Moneda Exprés por euros. Para cubrir la Moneda Exprés necesaria en Grecia son precisos trece mil millones de euros. No hace falta financiar dicha cantidad adicionalmente, el Estado cambia euros por Moneda Exprés y paga así sus gastos.

Aparte de la cobertura en euros y del freno a la  evasión, la Moneda Exprés está dotada de un incentivo a la circulación. Mediante una cuota de usuario de un 8% anual, la circulación monetaria se acelera, lo que impulsa a la economía. La idea básica es la siguiente: Si no se puede introducir dinero adicional en la economía, por no existir o por desaparecer inmediatamente por efecto de importaciones o fugas de capital, hay que aprovechar mejor el dinero existente (optimización de la liquidez). Si todos los participantes cambian su comportamiento y gastan el dinero más rápidamente, la demanda interior se refuerza masivamente y Grecia podría salir según los cálculos pronto de la recesión. Duplicando la velocidad monetaria se duplica el Producto Nacional Bruto, siempre y cuando el dinero quede en la economía real y existan capacidades libres.

Así pues, la Moneda Exprés encaja sin problemas en el sistema del euro y en los vigentes acuerdos con la troica de la Unión Europea. No hay ningún problema con los créditos de euros. Mediante una devaluación del 10% se mejora el poder competitivo de Grecia y el incentivo a la circulación inicia un fuerte crecimiento económico que lleva a nuevos puestos de trabajo y a más ingresos por impuestos. Otros conceptos de dinero paralelo carecen de este motor coyuntural, el crecimiento sólo lo conciben a base de una dolorosa depreciación monetaria. Por el contrario, la Moneda Exprés evita cualquier choque financiero y otras amarguras a la población y es por tanto la senda más suave para un auge económico. El concepto íntegro traducido al español se encuentra en http://www.eurorettung.org/116.0.html.  

Escribir comentario

Comentarios: 0