Vollgeld-Initiative

Vollgeld-Initiative 

 

Iniciativa popular Suiza para abolir la creación de dinero bancario

 

Por Daniel Lévy

Se está gestando en Suiza una iniciativa popular para abolir la creación de dinero suizo bancario a través de la deuda. Su título “Vollgeld-Initiative” (“Vollgeld” significa en alemán literalmente “dinero pleno”) se puede traducir como “iniciativa para un dinero libre de deuda”. Los promotores de la iniciativa señalan que una de las causas principales por las que el sistema financiero se presenta como un foco de crisis crónica es la creación de dinero por los bancos privados. (Esta problemática está muy bien explicada en varias entradas de Otro dinero es posible).

 

La iniciativa constata que los bancos privados no están comprometidos a metas macroeconómicas ni  sociales. No es pues justificable cederles una tarea tan crucial como la creación del dinero. Mediante una creación del dinero transparente y pública se podría conseguir evitar que la creación de dinero por los bancos privados siguiera dirigiendo la economía y el estado y socavando un régimen monetario estable y justo. Por ello, la “Asociación de Modernización Monetaria” (MoMo, en alusión a la película de Michael Ende), constituída oficialmente en mayo de 2011 para encauzar esta iniciativa popular, pretende hacer realidad los siguientes pilares de un régimen monetario moderno:

 

1. Creación de dinero exclusivamente por la mano pública

2. Cese de cualquier creación de dinero por bancos privados

3. Puesta en circulación de dinero nuevo libre de deuda e intereses a través de pago a hogares privados o entidades públicas

 

Así pues, el dinero debería ser creado únicamente por un ente independiente público. En Suiza, este papel le correspondería a la Banca Nacional Suiza. Ésta debería convertirse en una institución pública independiente de la avidez de la economía y de los bancos pero también de la del estado y encarnar un nuevo poder: el poder monetativo. En analogía a la independencia del poder judicial frente a los poderes legislativo y ejecutivo, la Banca Nacional debería regirse únicamente por la constitución y las leyes así como por los conocimientos actuales y el bien común de forma independiente. El sistema monetario pasaría a ser un servicio público. En un régimen monetario de este tipo podrían caber monedas complementarias locales o sistemas de pago cooperativos (como lo presentado en varias entradas de Otro dinero es posible).

 

La iniciativa está apoyada por un consejo asesor compuesto mayormente de catedráticos de Economía o de Derecho. Ellos se ocupan de dotar a la iniciativa de la consistencia formal y del grado de especificación necesarios. Entre los miembros del consejo cabe destacar al catedrático alemán Joseph Huber, que ha publicado junto a James Robertson muchos conceptos de la modernización monetaria de la que aquí hablamos.

 

En varios otros países han surgido movimientos semejantes en pro de un nuevo poder monetativo, aunque lamentablemente ninguno de habla espaňola: US-Money (USA), Positive Money (Gran Bretaňa), Primit (Italia), Moneta@Proprietà (Italia), Vivant (Bélgica).  ¿Por qué pudiera ser precisamente Suiza el primer país en llevar a cabo una tal reforma monetaria? Suiza dispone gracias a su democracia directa a nivel nacional de unos instrumentos únicos para desencadenar el proceso político necesario. Con su estabilidad política, su próspera economía, su propia moneda fuerte y la tradición de una Banca Central independiente, Suiza aporta todos los requisitos objetivos para materializar con éxito la reforma del dinero libre de deuda.

 

Si Suiza, como importante mercado financiero, diera este paso, ello podría tener un efecto de arrastre para otros países. ¿Pero cuáles son las posibilidades de éxito de la iniciativa? Por un lado, se teme que los bancos privados, al ver amenazados sus privilegios, financien de forma masiva propaganda en contra de la iniciativa. La desigualdad de presupuestos para las campaňas suele ser por desgracia decisiva en muchos casos, aunque no siempre, en el desenlace de los plebiscitos en Suiza. Por otro lado, es esperanzador comprobar que en la directiva de MoMo encontramos políticos de todas las tendencias, incluída la derecha. Finalmente será esencial ganar el apoyo de personalidades clave en los estamentos de Suiza así como lanzar el plebiscito preferentemente en un nuevo momento de aguda crisis financiera en el país parecida a la de 2008, cuando los votantes estén más sensibilizados.

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Daniel Lévy (miércoles, 02 enero 2013 08:41)

    Se puede firmar una petición a la Comunidad Económica Europea para acabar con el dinero creado por los bancos privados mediante este enlace: http://www.change.org/petitions/comunidad-econ%C3%B3mica-europea-acabar-con-el-dinero-creado-por-los-bancos-privados

  • #2

    Marlon Ortiz (jueves, 03 enero 2013 10:32)

    Firmado!

  • #3

    Jesus.Ballesteros@uv.es (martes, 18 noviembre 2014 13:08)

    Los Estados deben ser los unicos creadores de dinero.
    Debe derogarse el articulo 123 de Lisboa, que coloca a los Estados al servicio de los bancos